0

Reseña: “En el infierno también escuchan rock”, Miguel Alférez

EN EL INFIERNO TAMBIÉN ESCUCHAN ROCK

Honestidad…

…esa es la palabra que flota en el caldo espeso de mi cabeza cuando pienso en lo que he leído, honestidad. Y si, digo bien, leído, porqué esta vez os voy a hablar de un libro.

“En el infierno también escuchan rock”, es la obra autobiográfica de Miguel Alférez Canós, batería en Rivolta, voz en Subtrabelios, pero para mi por encima de todo, batería de la mítica banda de OI …DECIBELIOS.

Con esa honestidad de la que hablaba al principio es con la que Miguel se viste siempre, desde hace muchos años, y en esta ocasión lo adereza con la generosidad de compartir su experiencia vivida tanto a nivel personal con la emigración de su familia a Francia y su posterior regreso, su estrecha relación con su hermano Manuel (bajista en Decibelios y alma mater de “la hormigonera rock”, lo podéis ver en cualquier concierto de la vida suburbana de barna pegado a su cámara y a su gabilo kaki, invitadle a un chupito de mi parte ) y con su familia, su vida en un barrio obrero, como respecto a lo que significa ser parte de la música contestataria de tu ciudad, y de todo el país.

El libro está escrito en primera persona, con un lenguaje cercano,  y en él Miguel desnuda a la persona que hay dentro del batería de la mítica banda, sin tapujos, sin querer quedar bien ni justificar nada, tal y como es, a pelo, nos explica cosas que desconocemos, como sus tareas como mánager de Decibelios además de batería, sus movidas con algún que otro político de la ciudad condal, sus trabajos al margen de la música, su lucha por hacer sonar la música allá donde estuviese, tocando con Rivolta, cantando con Subtrabelios, como organizador de bolos, las para mi envidiables conexiones con los grandes del rock patrio (por si no lo he anotado antes, el prólogo lo ha escrito el gran Morfi Grey de “La Banda Trapera del rio”) y el fabuloso concierto de la plaça Catalunya…los que estuvimos (muy muy jóvenes) podemos contarlo. Pero también las decepciones del rock, las pequeñas o grandes luchas constantes, el mercado discográfico, los estigmas que te coloca la prensa, los problemas…merece mucho la pena leerlo.

Tengo que decir que en ocasiones, los párrafos me trasladan a otra época en que todo era más auténtico, un tiempo en que pensar en un concierto era pensar en cartelería o en anuncios en los periódicos en lugar de en redes sociales, tiempos en que íbamos locos por pillar un cartel recién pegado que aún se pudiese recuperar para colgarlo en la habitación o en el local de ensayo…un tiempo en que no te metían en la cárcel por cantar según que cosas…un tiempo en que me calzaba mi camiseta de DECIBELIOS y me sentía el más duro del barrio.

Pero sin duda lo que más me ha enganchado del libro, es la normalidad con que Miguel expresa y da a entender lo que es para él tocar en una banda, y las explicaciones en las que determina porqué en determinados momentos ha decidido no seguir con este o aquel proyecto. Leyendo todas esas decisiones tal y como las explica, se entienden con una lógica y una normalidad absolutas. Por mi Decibelios puede seguir tocando, pero de la misma manera, para mi Decibelios no es Decibelios sin los hermanos Alférez, y esta es solo mi opinión personal, sin acritud de ningún tipo hacia nadie.

Desde siempre me he sentido agradecido con Miguel por regalarnos parte de la banda sonora de nuestras vidas, y ahora me siento agradecido una vez más,  por compartir de una forma tan humana, tan cercana, su experiencia con todos nosotros.

Por si queréis leerlo, os dejo el enlace para conseguirlo, si tenéis al menos un pie metido en la música…os aportará mucho.

https://vacacionesenelprat.blogspot.com/?fbclid=IwAR1cxECVCTGmosPrXziRruNnAlvcZgN68qGBEFM527lbJxt1jw9zo9ZCsEs

-El vecino del diablo-

MiRolloEsElRock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *